Programa Dominical

Domingo

25 de febrero de 2024

Dirige

Hermano Juan Carlos Salvador Álamo

Himno 161

Dulce comunión

Saludos e Informaciones

Recepción de las ofrendas

Escuela Dominical

Oración Pastoral

Lectura Bíblica

Proverbios 4: 20-27

Mensaje

Cuidando las puertas del corazón
Pastor Sergio Oschilewski Malinowski

Himno 183

Me guía él, con cuánto amor

Oración Final

Himnos

161: Dulce comunión

Dulce comunión la que gozo ya
En los brazos de mi Salvador;
¡Qué gran bendición en su paz me da!
Oh, yo siento en mí su tierno amor.

Libre, salvo,
Del pecado y del temor,
Libre, salvo,
En los brazos de mi Salvador.

¡Cuán dulce es vivir, cuán dulce es gozar
En los brazos de mi Salvador!
Allí quiero ir y con Él morar,
Siendo objeto de su tierno amor.

No hay que temer, ni que desconfiar.
En los brazos de mi Salvador;
Por su gran poder Él me guardará
De los lazos del engañador.

183: Me guía él, con cuánto amor

Me guía Él, con cuánto amor,
Me guía siempre mi Señor;
Al ver mi esfuerzo en serle fiel,
Con cuanto amor me guía Él.

Me guía Él, me guía Él,
Con cuanto amor me guía Él.
No abrigo dudas ni temor,
Pues me conduce el buen Pastor.

En el abismo del dolor,
O en donde brille el sol mejor,
En dulce paz o en lucha cruel,
Con gran bondad me guía Él.

Tu mano quiero yo tomar,
Jesús, y nunca vacilar,
Pues solo a quien Te sigue fiel
Se oyó decir, «Me guía Él.»

Y mi carrera al terminar,
Y así mi triunfo al realizar,
Llegando al cielo, vencedor,
Loor daré al buen Pastor.

¡Feliz cumpleaños!

A todos aquellos que han cumplido un nuevo año de vida durante el mes de febrero, les deseamos que la gracia y la paz de nuestro Señor sean muy sentidas durante cada día del nuevo año que han iniciado.

En el cuarto de oración

entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.
Mateo 6: 6

Algunos énfasis para la oración de esta semana

Demos gracias a Dios por la seguridad que nos brinda

El rey David cantaba:

tú eres mi roca y mi castillo; Por tu nombre me guiarás y me encaminarás.
Salmos 31: 3b

Demos gracias por cuanto en Dios tenemos: una roca eterna e indestructible que nos da buen cimiento para nuestra fe; un castillo que nos protege de todos los embates, por impetuosos que sean; y un guía que nos encamina, sean cuales sean las circunstancias que nos rodeen.

Por los niños del país

Dentro de las próximas semanas comenzará un nuevo año de colegios, academias, institutos y universidades, por lo que resulta muy importante que los padres refuercen los escudos de oración sobre sus hijos, pues no ignoramos los proyectos que el «adversario» tiene para con nuestros niños y jóvenes.

Este año ellos serán nuevamente sometidos a arremetidas con la intención de anular sus defensas morales e introducirlos en el secularismo.

Los hermanos que regresarán a Santiago

Pidamos por los hermanos que se preparan para regresar a Santiago, luego de haber tomado unos días de descanso fuera de la capital.

El Señor les libre de accidentes en su regreso y prepare sus mentes y corazones para reincorporarse a las actividades habituales con optimismo y confianza en Su brazo poderoso.

Oremos por el reinicio de actividades de: «Un Rincón de Alegría»

Apoyemos en oración el trabajo que Un Rincón de Alegría comenzará este año con los niños y apoderados.

Pidamos que el Señor guíe y bendiga al equipo que encabeza a esta organización fundamentada en La Palabra y el amor.

Por un mayor discernimiento espiritual

El adversario es un gran conocedor del ser humano y cada día agudiza más y más su sagacidad, ganando terreno entre los «necios», los «simples» y los débiles. ¡Cómo necesitamos que nuestro discernimiento sea afinado constantemente para no sucumbir ante tanto engaño refinado y sutil!

Oremos por nuestros niños y también por los hermanos que recién se inician en los caminos del Señor, para que desarrollen y perfeccionen el discernimiento espiritual.

Por los cristianos que son perseguidos por su fe

Intercedamos hoy por aquellos hermanos que viven en: Bután, Turquía, Comoras y Malasia.

Roguemos por el fortalecimiento de su fe, por su protección física y también para que otras personas de esos países, tengan un encuentro personal con Cristo, a pesar de las dificultades imperantes.