Estás aquí: Home

De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre.

Hechos 10:43

Una invitación a la que hay que acudir

Cita Bíblica: Proverbios 8:32-36

Introducción:

¡Cómo desean los hombres ser considerados poseedores de la sabiduría! Los filósofos la han perseguido por años; los científicos creen haberla alcanzado; los gobernantes la anhelan; los padres la necesitan para criar a sus hijos; y así, muchos, creen haberla alcanzado, pero, ¿es eso verdad; quién es realmente sabio?

Salomón la pidió para gobernar al pueblo y Dios se la otorgó. En el libro de Proverbios se habla mucho de ella y se la personifica de diversas maneras, Salomón la personifica en los primeros capítulos como una gran mujer, pero aquí, en el capítulo ocho, la sabiduría esta personificada con otra figura que descubriremos a través del mensaje.

Aquí vemos que la Sabiduría hace una invitación a los hombres, además de prometer al que la encuentre cosas que muchos desearían, pero que pocos encuentran, los invito a ver tres cosas que la sabiduría promete a los que la buscan.

I. BENDICIONES

II. FELICIDAD

III. VIDA

Conclusión.

La sabiduría está llamando, Cristo, en el fondo, es el que llama; promete eternas bendiciones al que es capaz de escuchar con atención y no menosprecia sus palabras; promete bendiciones a los que transitan por sus caminos.

Pero también promete felicidad al que es capaz de velar a sus puertas; promete felicidad al que quiere tener una rica y diaria comunión con Él. El señor tiene un especial amor por con sus hijos y quiere permanecer cerca de nosotros, para cuidarnos, aconsejarnos y cobijarnos bajo sus alas. La decisión de tomarlo o dejarlo; de permanecer o no, velando a sus puertas, es nuestra. Permíteme insistirte: no hay otro lugar más deleitoso que las puertas del Señor.

Así también el Señor promete vida a los que lo hallan, es decisión de cada uno ver lo que hará con esta invitación ¿Qué decidirás tú? Acudirás a la invitación o la dejaras pasar.

“Porque el que me halle, hallará la vida, Y alcanzará el favor de Jehová. Mas el que peca contra mí, defrauda su alma; Todos los que me aborrecen aman la muerte.” Proverbios 8:35, 36