El ser humano, parte II: su lugar en la Creación

Muy apreciados hermanos en Cristo Jesús:

Nunca permitamos que sobre nuestras Biblias se acumule el polvo, pues indica que estamos desvinculándonos de nuestra fuente de verdad, equilibrio, fuerza y salud, con los resultados que con tanta tristeza vemos en la vida de algunos cristianos: crisis de fe, relativización de la Palabra santa, desánimo, dudas y caos en la familia. Por ello, no nos cansemos de abrir sus amadas páginas para que, junto a la paz y gozo que nos infunde, corrija diariamente el rumbo de nuestro timón.

Junto a un gran abrazo, dejo con ustedes las palabras del apóstol Pablo:

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.

Efesios 6: 10

Sergio Oschilewski M.
Pastor I. Bíblica Las Condes


Si usted se encuentra impedido de asistir al local de la Iglesia, le recordamos que puede conectarse a nuestro culto dominical en horas de la tarde del domingo, por medio de nuestro canal de YouTube.


Cita bíblica

Salmos 8.

Introducción

Hemos estado reflexionando sobre algunos aspectos fundamentales respecto al lugar que ocupa el hombre en la Creación; fue así como consideramos su muy especial creación; el hecho de poseer cuerpo, alma y espíritu y el profundo significado de que es hecho a imagen y semejanza de Dios. Concluimos la primera parte, introduciendo el tema de su posición en la Creación, considerando que todo fue entregado en sus manos invistiéndolo con la autoridad de sojuzgar y enseñorear sobre toda criatura. Les invito a retomar nuestra reflexión a partir de este punto.

  1. Una posición de autoridad y responsabilidad.
    1. El animal: un subordinado de la creación.
    2. Los animales como fuente de alimentación.
  2. La Creación sujeta a las decisiones del hombre.
    1. La Creación cayó producto del pecado del hombre.
    2. El medio de redención.
    3. La redención manifestada.

Conclusión

Sí, el hombre no es un animal, es una criatura única y especialmente amada por Dios a la que se le asignó una elevada posición en la Creación y, con ello, una gran responsabilidad respecto a su entorno natural. La entrada del pecado dañó irremediablemente al hombre y también a la naturaleza, introduciendo a la muerte, el miedo y la confusión. Debido a lo dicho, el hombre ha ido cediendo su rol en la Creación, lo cual es aprovechado sagazmente por Satanás para denigrarlo, rebajándolo al nivel de los animales y aún más abajo.

Es nuestro deber, aunque sea impopular, mantener viva la verdad sobre el hombre, su particular creación y su rol en el mundo, así como procurar la sabiduría divina para seguir ejerciendo nuestro señorío de la mejor manera posible.

Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies:

Salmos 8: 6

Bosquejos anteriores

La fe y la voluntad de Dios

Estimados hermanos en el Señor Jesucristo: Aunque la oración sea un aspecto de la vida cristiana de la cual hemos hablado en reiteradas oportunidades, creo que nunca está de más insistir en su importancia. Dios quiere a su pueblo en constante comunión con él y, más...

leer más