Estás aquí: Home

Cita Bíblica: Éxodo 2:1-10

Introducción: Una madre es aquella mujer que no solo acuna y nutre en su vientre, por nueve meses, a una pequeña e indefensa criatura, sino que luego lo alimenta con leche, sopa y caricias; es aquella mujer que escucha y cura las heridas del alma y del cuerpo; es aquella mujer que defiende e intercede, pero también, disciplina y esculpe en el alma y espíritu de aquel niño los principios eternos.

En esta oportunidad, quiero invitarles a profundizar en esta última tarea mencionada: dar una adecuada formación al hijo que se encuentra bajo el amparo y tutela divinamente establecida. Aquí una advertencia muy importante, si no formas tú a tu hijo con el Santo Modelo, lo hará otro que, con la mayor probabilidad, desconocerá, y aun rechazará a Dios y su plan.

I. LA OFENSIVA PAGANA
A) Anular.
B) Sustituir.

II. LA REACCIÓN DEL MATRIMONIO CRISTIANO

III. UN EJEMPLO DE AYER PARA LOS DÍAS DE HOY

Conclusión: Madres, el Señor les ha puesto en un alto pedestal con una majestuosa tarea; que nadie las baje de ahí, menos ustedes mismas; que nadie disminuya el honor, la responsabilidad y la autoridad que Dios les ha dado.

En sus manos está lo que serán sus hijos mañana y con ello, la sociedad de mañana y la iglesia de mañana.
Vuestro rol es importantísimo, no se dejen manipular o intimidar por aquellos que hoy intentan quitarles el mandato entregado por Dios mismo.

“Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua.” Prov.31:26

Madres contra viento y marea

Enteramente libres

Cita Bíblica: Juan 8:31-36

Introducción.

Nos encontramos en el mes de septiembre, mes de conmemoraciones y celebraciones; mes en que evocamos la Primera Junta Nacional de Gobierno, antesala de una independencia completa y estable.

Todos estos pensamientos se encuentran asociados a la idea de libertad. No por nada nos referimos a don Bernardo O´Higgins como el libertador de la Patria.

¡Libertad!, maravillosa palabra con un sentido más maravilloso aún. Sentido, que solamente puede alcanzar su máxima plenitud cuando la analizamos a la luz de las Sagradas Escrituras.

Una cuestión importante de considerar y analizar es: ¿Qué significa ser libre? Es una palabra que constantemente usamos, es un tema aparentemente conocido por todos, pero, ¿entendemos realmente su alcance? ¿Se entiende lo que significa que el alma humana puede ser prisionera y con ella el corazón, la voluntad y la mente con sus pensamientos?

En esta oportunidad les invito a considerar este gran tema, desde la perspectiva que nos presenta nuestro Señor Jesucristo.

I. EL HOMBRE Y SU MENTE NO NACEN LIBRES
II. EL HOMBRE Y LA MENTE AUTÉNTICAMENTE LIBRES
La Biblia enseña que un hombre y su mente son libres, siempre que:
A. El Hijo les haya dado libertad.
B. Sean llenos de la verdad.
C. Permanezcan en la verdad.

Conclusión.

¡Felices Fiestas Patrias! Fiestas que conmemoran los inicios de una libertad obtenida por medio de grandes sacrificios, entregas y luchas. Una excelente instancia para meditar y revalorizar la idea de libertad. Para el redimido por Cristo, se suma, en estos tiempos, la emoción de considerar la libertad ganada por Cristo a favor nuestro. Cuidemos y valoricemos esa libertad.

Cuidemos esta libertad tan amplia, tan rica, que comienza en los pies de la Cruz y abarca: mente, sentimientos, voluntad y, por sobre todo, libre entrada a la presencia de nuestro Redentor.

Un cristiano sometido al Señor es un ciudadano doblemente libre: libre porque vive en una patria soberana que le permite disfrutar de una gran libertad, y libre por cuanto ha sido liberado de las cadenas que, por naturaleza, esclavizan el alma y la mente.

Solo en Cristo se puede obtener la libertad total, pues nadie más puede otorgarla.