Estás aquí: Home

Cita Bíblica: Hebreos 1:1-3

Introducción.

Sin duda alguna el libro de Hebreos nos muestra con mucha claridad la superioridad de nuestro Señor Jesucristo; el comienzo del libro es una de las porciones más brillantes de la Biblia, posiblemente, comparable en grandeza y brillantes, a las frases de apertura del Génesis, o a las palabras del apóstol Juan en su Evangelio.

Los tres primeros versículos nos hablan de grandes verdades acerca de Cristo, aunque pequeños en palabras son de gran contundencia, el autor en tan poco, revela una inmensidad de cosas, que como creyentes, debemos conocer.

A veces se nos pregunta: ¿que tenemos los creyentes?, ¿en que se basa nuestra fe? La respuesta a estas preguntas está aquí y es, sencillamente, una sola cosa.

Veamos ahora, que nos dice el autor de “La Epístola a los Hebreos” en estos breves versículos.

  1. LA REVELACIÓN PARCIAL DE DIOS
  2. LA REVELACIÓN COMPLETA DE DIOS 
  3. LA REVELACIÓN SUPERIOR DE DIOS 

Conclusión.

Nuestro Dios habló desde el principio de los tiempos, muchas veces y de muchas maneras a los hombres; Él nunca nos dejó en tinieblas, sino que se rebeló al mundo. Su voluntad siempre fue buscar al hombre; sus profetas fueron fieles servidores que entregaron lo que Dios comunicó, pero sólo en fragmentos pequeños y de diversas formas.Pero en Cristo el Señor, entregó la plenitud de la revelación, no existe más, en Él está representado todo lo que Dios quiere decir, es la revelación definitiva, completa y superior de Dios.

La epístola a los Hebreos es en realidad una respuesta a la pregunta ¿Qué tenéis? siendo la respuesta: ¡Cristo!, uno mayor que los profetas, pero por sobre todo, mi Salvador y Redentor. Uno superior en todo y a todo lo que podamos ver, incluso a lo que no podamos percibir.

en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo…

Hebreos 1:2a

La revelación superior de Dios

A la Imagen del Hijo

Cita Bíblica: Romanos 8:28-32

Introducción.

El plan de salvación preparado por Dios para redimir al ser humano, considera la regeneración o nuevo nacimiento, y junto con ello, la adopción. Luego, a esta persona, ya salva, se le asigna una tarea de por vida, que consiste en ir, día a día, siendo conformado a la imagen de Cristo, modelo perfecto. Este proceso concluirá en el futuro, con la glorificación.

De lo anterior surge una pregunta de vital importancia: ¿Cómo es nuestro modelo? Creo que la mejor manera de averiguarlo es ver la descripción que nos da la Biblia del Señor Jesucristo.

Es así que descubrimos que el Hijo de Dios fue un ejemplo perfecto de:

  1. LO QUE SIGNIFICA GLORIFICAR A DIOS Juan 17:4
  2. UN VARÓN PERFECTO Juan 1:14; Salmo 1
    1. Un varón manso y humilde. 
    2. Un varón de principios firmes.
  3. SOMETIMIENTO AL ESPÍRITU Juan 1:33
  4. OBEDIENCIA Juan 4:34
  5. ORACIÓN Lucas 5:16
  6. SERVICIO Marcos 10:45

Conclusión.

Un cristiano que se someta a Dios para ir siendo conformado a la imagen de su Hijo, será una persona: que glorifica a Dios en todo; mansa y humilde, pero de principios firmes; sometido al Espíritu; obediente a la Palabra; que ora en forma constante y sirve a Dios y su iglesia local.

Lo antes visto transforma al converso en alguien cada día más útil para que Dios pueda cumplir sus propósitos por medio de él y la iglesia local a la cual pertenece. Además, será una persona realmente libre, pues la libertad se encuentra directamente relacionada con el cumplimiento del propósito para el cual fuimos redimidos y adoptados. Por último, será  una persona que experimente el gozo, pues solo se puede tener gozo cuando cumplimos nuestro propósito como hijos.

… hasta que Cristo sea formado en vosotros,

Gálatas 4:19b

… porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas;

1ª Pedro 2:21