Estás aquí: Home

Cita Bíblica:Marcos 7:24-29

Introducción.

El personaje de nuestra lectura es de aquellos que no tienen gran protagonismo en “Las Escrituras”; no es un Pedro ni un Pablo, tampoco es una de las grandes mujeres que acompañaron a Jesús durante su ministerio en la tierra;se trata de una mujer totalmente desconocida; además, el episodio constituye uno de los menos conocidos aun por los asiduos lectores de La Biblia.

Pareciera que a esta mujer solo la mueve el amor maternal; además, es un personaje que no lo volvemos a ver en las Sagradas Escrituras, por lo cual no podemos hacer un seguimiento histórico de su vida. Sin embargo, para los amantes de la Biblia que han logrado encontrar esta joya, entre tantas otras, ella se transforma en un personaje inolvidable y sorprendente. Esta mujer nos da un testimonio admirable de su confianza en Jesús.

Veamos en qué nos puede sorprender esta mujer; veremos solo tres aspectos relevantes de la lectura:

  1. SU BÚSQUEDA
  2. SU INSISTENCIA
  3. SU RECOMPENSA

Conclusión.

Esta mujer cananea, como dijimos en la introducción, es un personaje secundario en Los Evangelios; para algunos, sin relevancia alguna, pero a la vez, sorprendente, para aquellos que saben buscar con insistencia, por la gran enseñanza que nos da de la fe.

Esta mujer, en pocas líneas, nos enseña más de la fe que otros pasajes, pero por sobre todo nos enseña más de la fe que el Señor quiere ver en sus hijos; esa fe que no duda de las respuestas del Salvador y por eso insiste y es tenaz en su búsqueda, superando las dificultades, pasando por alto el tiempo, el silencio y las constantes insistencias sin lograr respuesta.

Con su búsqueda incesante, vemos las ricas recompensas que una fe genuina puede traer a nuestras vidas. Ella fue por migajas, no esperaba más,  y termino comiendo un banquete; busco sanidad para su hija y lo logró, pero, más aún, quedó como testimonio de fe en Las Escrituras; y como si esto fuera poco, obtuvo todavía otra recompensa enorme, su fe fue alabada por el propio Salvador.

Oh, mujer, grande es tu fe

La ira de las naciones (parte IV)

Cita Bíblica: Apocalipsis 19:11-21

Introducción

Durante los tres domingos pasados, hemos visto como la configuración de naciones que hoy vemos, fue profetizada hace más de dos mil años, y no solo en su forma general, sino también en su carácter y tendencias religiosas y militares. Hemos considerado a cuatro bloques de naciones, más un país muy especial llamado Israel.

     Estudiamos: el bloque de pueblos y naciones musulmanas, el bloque constituido por el Imperio Romano Reconstituido, el bloque constituido por los Reyes de Oriente, y a Gog y Magog junto a sus aliados. Es notorio como cada uno de estos grupos de naciones se encuentra asociado a poderosos ejércitos y, todos ellos, manifiestan en alguna medida, enemistad hacia Israel.

     Hoy veremos cómo concluye la ira de estas naciones.

III. EL MEGA ENCUENTRO

  1. El principio de la ira
    1. Panorama general de los acontecimientos finales.El ataque sorpresa.La salvación sobrenatural.
  2. La ira final.
    1. Motivaciones.El encuentro.

IV. LA CONCLUSIÓN

  1. Un ejército no esperado.
  2. Un imperio no esperado se impone.

Conclusión.

De este modo, la ira de las naciones, termina, sin que ellas lo quieran, glorificando a aquel contra quien va dirigida la ira.

     ¡Sí! El Señor se encuentra a las puertas: “He aquí yo vengo pronto,” Apocalipsis 22:12a

     Seamos precavidos y sabios, cuidémonos de estar siempre en el lado correcto y no nos dejemos llevar por la “opinión políticamente correcta” de nuestro siglo, pues suele ser la más incorrecta.

Decid entre las naciones: Jehová reina. También afirmó el mundo, no será conmovido; juzgará a los pueblos en justicia.

Salmo 96:10