Estás aquí: Home

Cita Bíblica: Jeremías 25:8-14

Introducción.

En estos días, el país conmemora hechos de tremendo significado para lo que hoy constituye nuestra nación. Se recuerdan nombres como el de Mateo de Toro y Zambrano, Fernando Márquez de la Plata, Bernardo O’Higgins, José de San Martín, los hermanos Carrera, Simón Bolívar, y muchos otros, quienes fueron líderes, e inspiradores de la independencia de nuestro País, y de otros países hermanos de América.

     Pero, ¿son ellos los verdaderos gestores de la historia de Chile? ¿Son ellos los que decidieron el destino de este suelo? ¿O son ellos, sabiéndolo o no, siervos, que realizaron la voluntad de Dios para que la historia siga el curso que tenía que seguir, para que el juicio y la misericordia de Dios se manifestasen como él lo quiere? Son preguntas complejas y de respuestas no precisamente sencillas.

     Les invito a dar una mirada global a una fracción de lo que ha sido la historia de la humanidad, para ver como Dios se manifestó en ella, y así, intentar responder las interrogantes anteriores.

  1. LA VISIÓN DE DIOS EN LA HISTORIA
  2. LOS PROPÓSITOS DE DIOS EN LA HISTORIA
  3. LOS DIVERSOS SIERVOS DE DIOS EN EL DESARROLLO DE LA HISTORIA

Conclusión.

Decíamos que Dios guía la historia, y con ello, la formación de las naciones, en función del bien supremo; pero Satanás y los hombres impíos, intentan constantemente desviarla, para el mal.

Chile existe por motivos que van más allá de nuestro conocimiento actual. No obstante, podemos ver con claridad algunas razones:

  • Existe, para que tú y yo conociéramos a Cristo como nuestro salvador.
  • Existe, para que tu yo glorifiquemos el nombre de Dios sin impedimentos.
  • Existe, para preservar el mensaje de su Palabra, por medio de iglesias locales, donde aun se le alaba con santo temor.
  • Existe para que tú y yo disfrutemos en paz de un lugar maravilloso de la Creación.

Bienaventurado el pueblo que sabe aclamarte; Andará, oh Jehová, a la luz de tu rostro. Salmo 89:15

Dios, la historia, y sus siervos

La ira de las naciones

Cita Bíblica: Apocalipsis 16:13-16

Introducción.

Las noticias, nos hablan del poderío musulmán en constante radicalización y expansión; por otra parte, oímos de la Unión Europea y su gran autoridad sobre las naciones; luego, oímos del crecimiento imparable de China y otros países asiáticos; por último, constantemente nos hacen saber de Rusia, sus aliados y su poder.

¿Hacia dónde se dirigen las naciones? ¿Hay un punto de convergencia entre ellas? ¿Existe una meta común para ellas? Tiempo atrás (año 2015), realizamos una serie de cuatro estudios sobre la globalización mundial,  y su explicación a la luz de la Biblia; con ello, respondimos varias interrogantes relacionadas con el tema arriba planteado. No obstante, el tema que nos preocupa, siendo uno, tiene varias caras muy importantes; en esta oportunidad, les invito a considerarlo desde la perspectiva de la relación de las naciones con Israel, y el gran encuentro de ellas en Armagedón.

     Vemos que, a pesar del tema de la globalización, de las alianzas y de los intentos de paz mundial, la temperatura de la caldera de las naciones, aumenta y aumenta; no olvidemos la profecía que advierte: “cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.” (1ª Tes.5:3).

  1. UN PAÍS.
  2. CINCO BLOQUES DE NACIONES.
    1. Los cuatro bloques enemigos de los hermanos del Rey.
      1. Los Reyes de Oriente.
      2. Gog y Magog.
      3. Los Países Musulmanes.
      4. El Imperio Romano Renovado.
    2. Los amigos de los hermanos del Rey.
  3. EL MEGA ENCUENTRO.
  4. LA CONCLUSIÓN.

Conclusión.

La próxima vez que lea, escuche y/o vea, noticias sobre lo ocurre en el panorama político mundial, ponga sobre ellas la luz de la profecía, porque solamente así tendrás un cuadro real de lo que ocurre y hacia donde van las naciones.

     ¿Cuándo una casa o una ciudad se limpia y engalana más? ¿No es acaso cuando se está a punto de recibir una gran visita?

     ¿Cómo no procuraremos limpiar nuestras vidas y engalanarlas con servicio y adoración a Dios si sabemos que nuestro Señor, nuestra esperanza, nuestra vida, viene pronto?