El piadoso y los mentirosos

Queridos hermanos y amigos:

Les saludo pidiendo al Señor que su bendición los acompañe hoy y durante toda la semana que se extiende por delante.

Sergio Oschilewski M.
Pastor I. Bíblica Las Condes


Si usted se encuentra impedido para asistir a nuestro culto dominical presencial, le invitamos a conectarse con nosotros a las 11:00 a nuestra transmisión directa desde el local de la Iglesia Bíblica Las Condes.


Pasaje bíblico

Salmos 12.

Introducción

En el Salmo 12 encontramos al piadoso rey David clamando por socorro a Dios, pues, en la práctica, se habían acabado los piadosos, habían desaparecido los fieles y, en su lugar, los mentirosos y la falsedad se habían convertido en la norma.

Al considerar nuestros días pareciera que este salmo hubiese sido escrito hoy en la mañana, pues cuando observamos con la luz del Espíritu, nuestro entorno social, político y religioso, vemos horrorizados como el engaño está presente, instaurado en el pensamiento popular, en el pensamiento de las universidades, en las aulas de los colegios, en la boca de los políticos, en las instituciones que salvaguardan el bienestar de las personas, en el seno de muchas familias; y, lo peor de todo, en no pocas autodenominadas iglesias.

Comencemos la navegación por este Salmo considerando:

  1. Un sistema mentiroso.
  2. Un sistema desafiante.
  3. Una potente luz desenmascara al sistema.
  4. Una advertencia al hijo de Dios.

Conclusión

Cuánta paz y vigor nos da el recordar que la naturaleza misma de nuestro Dios es verdad, pues no existe en Él sombra alguna:

Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.

1ª Juan 1: 5b

Por ello, Él y Su Palabra son verdad:

La suma de tu palabra es verdad,

Salmos 119: 160a

También, resulta tan importante recordar que finalmente la verdad triunfará en forma absoluta, dando gozo eterno a los hijos de Dios.

Es también importante recordar, en forma constante, las palabras de advertencia que nos son dadas en el libro de Hebreos:

antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.

Hebreos 3: 13

Los fuertes vientos del engaño, soplando en forma constante, pueden terminar por doblegar a las personas sometidas a su presión. Por ello «exhortaos los unos a los otros» y esto «cada día», pues el engaño persistente es capaz de engastar montañas y también minar los sentimientos y voluntad de quienes reciben su efecto.

Nadie os engañe en ninguna manera;…

2ª Tesalonicenses 2: 3

Bosquejos anteriores

Una guía necesaria

Muy estimados hermanos en la fe: Es mi anhelo encontrarles con la paz, la confianza y el ánimo que solo nuestro Señor puede dar a sus hijos, particularmente en estos días tan convulsionados por multitud de acontecimientos internos y externos que asuelan a la sociedad...

leer más