Estás aquí: Home

Cita Bíblica: Habacuc 2:6-20

Introducción.

Recordemos que en este capítulo el Señor está respondiendo a Habacuc  por una gran inquietud. El Profeta se encuentra enojado con su propio pueblo debido a sus constantes pecados. Por otro lado, no puede admitir que ellos sean castigados por medio de una nación tan pagana, malvada y soberbia como es Babilonia.

Ahora, el Señor le está diciendo que, aunque Babilonia es poderosa y será usada como instrumento de dura disciplina sobre Judá, tampoco quedará sin castigo. A continuación cinco ayes sobre Babilonia.

  1. LOS JUICIOS Habacuc 2:6-19
    1. Primer Ay: Por su insaciable sed de lo ajeno al costo de mucha sangre.
    2. Segundo Ay: Por su impía e incontrolable codicia basada en su idolatría.
    3. Tercer Ay: Por su calidad de sanguinario.
    4. Cuarto Ay: Por su engaño, crueldad y promover la depravación moral.
    5. Quinto Ay: Por su idolatría.
  2. EL JUICIO ES INMINENTE Habacuc 2:20

Conclusión.

Decíamos antes que la manifestación física de la justicia y el juicio de Dios, a veces tarda, pero siempre llega. El creyente, ya ha sido liberado de los juicios eternos; pero, cuidado, si eres un auténtico hijo de Dios, y andas desordenadamente, recibirás la disciplina del Señor. Primero, amonestación por medio de la Palabra y el Espíritu Santo que mora en ti. Luego, pérdida del fruto del Espíritu (paz, gozo, paciencia, fe, …). De persistir en el pecado, puede seguir, alguna forma de disciplina más fuerte. Finalmente, conocerás de la disciplina dura o castigo. El Señor puede usar diversos métodos y medios que incluyen a «babilonios».

Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por él; porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo.

Hebreos 12:5b, 6

Rindiendo cuentas en el tiempo del Señor

Pregonando en tiempos tenebrosos

Cita Bíblica: Génesis 6:8-13, 17, 18

Introducción.

Noé fue un misionero, que a diferencia del profeta Jonás que fue enviado a Nínive, o el profeta Habacuc que habló a Judá, tuvo la misión de testificar a toda criatura. Noé pregonó al mundo entero, tanto, antes como después del Diluvio, cuando él y las siete personas que le rodeaban, constituían toda la raza humana.

Por lo anterior, creo no equivocarme al decir, que Noé es el misioneros que más llegada ha tenido en la historia de las misiones y también el que ha predicado por más tiempo en lugares peligrosos sin haber tenido los resultados anhelados.

¡Qué gran ejemplo nos ha dejado Noé! El fue un hombre:

  1. JUSTO (Génesis 6:8, 9; 7:1; Hebreos 11:7)
  2. OBEDIENTE (Génesis 6:22; 7:5)
  3. PERSEVERANTE (Génesis 6:22; 8:18, 19)
  4. PREGONERO (2ª Pedro 2:5)

Conclusión.

Cuando Elías, viviendo también en un ambiente de paganismo y extrema violencia, se queja al Señor de que sólo había quedado él como fiel y temeroso de Jehová, el Señor le demuestra que estaba equivocado, pues, en realidad, aún quedaban siete mil fieles que no habían claudicado. Ahora, cuando vemos el caso de Noé, descubrimos que, aunque él no se queja, en realidad era el único justo que quedaba en el mundo, Noé estaba sólo contra el mundo.

¡Qué ejemplo de integridad, obediencia y perseverancia tenemos en Noé! Fue un hombre que nunca se “derrumbó” a pesar del cuadro desolador que le rodeaba y su solitaria posición. Tomemos el ejemplo de este gran hombre para enfrentar los tiempos que vivimos; notemos que, sin desmayar ni quejarse, el siguió hasta el fin pregonando y cumpliendo con su importantísimo ministerio.

Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.

Deuteronomio 31:6