Sergio Oschilewski M.
Pastor I. Bíblica Las Condes


Si usted se encuentra impedido de asistir al local de la Iglesia, le recordamos que puede conectarse a nuestro culto dominical en horas de la tarde del domingo, por medio de nuestro canal de YouTube.


Cita bíblica

Romanos 5: 15-17.

Introducción

En cuatro oportunidades hemos reflexionado sobre el complejo ser que es «el hombre». Consideramos su posición respecto al resto de la creación bajo el sol. Vimos algunas de las interacciones fundamentales con las cuales el Señor relacionó al hombre desde su creación: su relación con Dios (parte I y parte II), su relación con el trabajo (parte III) y su relación con su cónyuge (parte IV).

Luego, llegó el momento en el que el ser humano tuvo que relacionarse con otros semejantes.

  1. Un ser creado para relacionarse con semejantes.
  2. Un ser caído.
  3. Un ser caído con una esperanza.

Conclusión

Cuando nos vemos en un espejo, ¿qué vemos? Por un lado, una criatura producida por las manos del mejor arquitecto y constructor concebible, una criatura dotada de capacidades impresionantes y maravillosas y, por otro lado, una criatura caída capaz de ofender al Creador y dañar a su prójimo.

Si mis cuentas ya se encuentran saldadas con Dios por medio del Señor Jesucristo, entonces también veo a un nuevo hombre, un templo del Espíritu Santo, veo un cuerpo que un día también será redimido de la muerte y resucitado a semejanza de Cristo.

Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

Romanos 5: 17