Estás aquí: Home » Blog

Venid, oíd y recibid

Cita Bíblica: Isaías 55:1-13

Introducción.

El libro del profeta Isaías es un escrito donde la invitación del Señor para hacer cuentas con él se repite muchas veces. Dios, a pesar del alejamiento de su pueblo, lo llama con insistencia, no quiere castigarlos, desea el arrepentimiento de ellos, arreglar cuentas y cubrirlos con multitud de bendiciones.

La disciplina fuerte a la cual le somete, y que pudiera parecer que contradice lo dicho, es el resultado de la mala conducta obstinada, de un desafío grosero y persistente, de parte de una nación que estaba llamada a ser santa y luz para todos los pueblos.

Venid, oíd y recibid, son tres términos que, de alguna manera, resumen el mensaje dado por el profeta.  

  1. VENID (Isaías 55:1)
  2. OÍD (Isaías 55:3a)
  3. RECIBID (Isaías 55:3b)

Conclusión.

El ofrecimiento del agua de la vida es hoy más universal que nunca; es el centro del mensaje encargado a la Iglesia, por lo tanto es válido para judíos y gentiles.

¿Cuál es tu relación con el Señor? ¿Has acudido a su llamado para escuchar y recibir? El Señor no sólo llama para arreglar cuentas al inconverso, sino que también llama a aquellos que a pesar de haber sido redimidos se encuentran alejados de la fuente del agua, experimentando el hambre y la sed a pesar de tener dispuesta una mesa ricamente servida.

Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.

Apocalipsis 22:17

Purificación y llamado del siervo

Cita Bíblica: Isaías 6:1-9

Introducción.

En el capítulo 6 del libro de Isaías, el profeta nos relata su impresionante experiencia cuando vio “al Señor sentado sobre un trono alto y sublime”. Fue una vivencia que marcó un antes y un después en la vida del Profeta y una bendición para todos los que leemos aquellas palabras.

  1. UNA VISIÓN SOBRECOGEDORA (Isaías 6:1-4)
  2. RECONOCIMIENTO Y CONFESIÓN DE INDIGNIDAD (Isaías 6:5)
    1. La propia indignidad.
    2. La indignidad ajena. 
  3. DIGNIFICACIÓN (Isaías 6:6, 7)
  4. LLAMADO Y RESPUESTA (Isaías 6:8)
    1. Llamado.
    2. Respuesta.
    3. Ministerio.

Conclusión.

Hoy, el Señor sigue manifestándose a los creyentes; sigue llamando a perfeccionar la santidad; sigue otorgando los medios para hacerlo, y sigue llamando al servicio.

En el día de hoy, el Señor nos ha provisto de los sesenta y seis libros que componen Su Palabra, la Biblia, mediante la cual nos habla, nos purifica, nos llama y nos capacita.

Nos mueve la fe

Cita Bíblica: Hebreos 11:1-3

Introducción.

Hace algunos años atrás, tuvimos la dicha de contar con la presencia, en Chile, del destacado académico cristiano, Santiago Escuain, quien nos dio una verdadera clase magistral sobre el creacionismo, específicamente lo denominado como “diseño inteligente”, tema tan controversial para el mundo secular, como complejo de entender para nosotros como cristianos.

Si nos detenemos solo un minuto en reflexionar en este tema, aparece una pregunta muy válida: ¿qué nos mueve a decir que Dios sí existe?, ¿que nos llevo a creer ciegamente en Él y en su hijo Jesucristo, y por consecuencia, a desechar cualquier otra teoría sobre la creación del universo?

Los invito a descubrir esa respuesta.

  1. LA FE (Hebreos 11:1)
  2. LA FE SE MANIFIESTA (Hebreos 11:2)
  3. LA FE Y LA RAZÓN (Hebreos 11:3)

Conclusión.

Queridos hermanos, amigos… debemos tener claridad en nuestra Fe, defender nuestra Fe, sobre todo en momentos difíciles como los que atraviesa nuestro mundo.

De la misma forma, nuestra Fe debe ser demostrada y exaltada, debemos cumplir con el propósito que Dios colocó en nuestro camino. Que nuestra Fe no se convierta en un simple pensamiento, ni menos en un pasivo inerte en nuestro corazón. Al revés… debemos estar más activos que nunca, con la convicción de que Dios nos ha elegido ¡como hijos!

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

Hebreos 11:6

Dejando atrás la lucha

Cita: Génesis 32:22-32

Introducción.

Jacob es un personaje muy interesante de observar y analizar, su vida nos da grandes lecciones.

Después de su huida por temor a Esaú su hermano, Jacob vivió aproximadamente veinte años en Padán- aram, catorce años sirvió a Labán por sus hijas Lea y Raquel y luego seis años más para conseguir su ganado.

En esa región tuvo once hijos, pero llego el momento de volver a su tierra y enfrentarse con los problemas, especialmente los causados a su hermano.

La lectura de hoy nos sitúa en ese instante, un momento tan importante y trascendental en la vida de Jacob, lo vemos a punto de cruzar el rio para enfrentarse a Esaú, pero más que enfrentarse a su hermano, vemos que Jacob tenía que enfrentarse a sí mismo.

Veamos qué nos dice esta interesante lectura.

  1. La lucha de Jacob
  2. La bendición de Jacob
  3. La transformación de Jacob

Conclusión.

La vida de Jacob y otros grandes hombres y mujeres de la Biblia, nos dan grandes lecciones, a veces esas lecciones se ven lejanas, porque no podemos ver, o sencillamente no queremos ver qué hay ahí, para aplicar a nuestras vidas.

Al ver a Jacob en el relato de hoy, es necesario que yo me pregunte, y a través de esas preguntas me pueda dar cuenta en qué posición me encuentro hoy.

Sería bueno contestar en nuestra intimidad una serie de preguntas en forma sincera, yo solo haré tres.

¿Con quién me identifico mejor yo, con Jacob o con Israel? ¿A qué lado del vado me encuentro, y por qué? ¿Estoy luchando aun con Dios, o he dejado la lucha definitivamente atrás?

La lucha cristiana I: qué es

Cita Bíblica:    Efesios 5:6-11 

Cuando nosotros por fe, nos convertimos en personas espirituales, reconciliadas con Dios, y que por lo tanto tienen una comunicación directa con Jesucristo, con el Padre y con el Espíritu Santo, pasamos a tener ciudadanía del cielo, y pasamos a formar parte de la familia de Dios, somos hijos de Dios.

¿Dónde nos coloca esto? Esto nos coloca como hijos de luz, que es lo opuesto a tinieblas, lo que éramos antes. Ahora estamos en el bando opuesto al pecado. Como resultado de eso estamos inmersos en una guerra espiritual por el resto de nuestras vidas terrenales. Existe un poder celestial de maldad que se opone a los planes de Dios para la humanidad. Este poder, que es el poder de Satanás y sus demonios, ha tratado, trata y no cejará en su empeño de llevar a la perdición a la raza humana, mientras le sea permitido por Dios.

¿A través de qué medios se manifiesta este poder maligno? A través del mundo y de nuestra carne.

  • Salvación y pecado
  • La carne
  • Satanás y el mundo
  • El poder del espíritu

La espiritualidad nos abre la puerta a la bendición eterna, a las bendiciones y recursos divinos, a la victoria contra el pecado, y todo esto se logra solamente manteniendo una relación correcta con el Espíritu Santo, y así permaneceremos en Cristo.