Estás aquí: Home » Blog

Dios prospera a los que le temen

Cita Bíblica: Salmo 89:11-18

Introducción.

En el día de hoy quiero invitarles a realizar una extrapolación del mensaje del domingo pasado, basado en la Primera Epístola de Pedro, y que se tituló: “La Santidad en Cinco Planos”. En esa oportunidad vimos como el Apóstol exhortaba a los hermanos a poner en práctica los sublimes principios enseñados. El hace alusión al prójimo, a los hermanos, a Dios; luego, a los gobernantes y a los jefes.

En esta ocasión, quiero invitarles a ver lo que estos principios trajeron a las naciones donde se respetaron en gran escala. Me refiero, puntualmente, a las consecuencias de la Reforma Protestante del siglo XVI.

Luego que la Reforma entregara al pueblo la Biblia y ésta comenzara a ser predicada desde los púlpitos en el idioma del pueblo. Luego, que sus enseñanzas comenzaran a ser aprendidas, comprendidas y, principalmente, aplicadas, se produjo lo inevitable, las personas y los pueblos en que esto fue una realidad, comenzaron a surgir, comenzaron a destacar.

Lo anterior sucedió porque la Biblia no es un libro de salón, no es un libro de teorías, no es un libro que sólo hace bien al espíritu de quien lo lee y medita, es también, un libro práctico, un libro de campo, un libro que prospera al hombre, su familia y a la nación que lo toma como su bandera.

Consideremos como la aplicación de sus grandes principios influyen positivamente en:

I. LA VIDA PERSONAL Y FAMILIAR
II. LA VIDA NACIONAL
III. LA VIDA MUNDIAL

Conclusión.

La comunión con Dios y su Palabra, sana, restaura y prospera, tanto a una persona como a una nación que se someta. No se trata sólo de una sanidad, restauración y prosperidad interior, sino que también lo es exterior y muy visible. Pensemos: ¿cuántas bendiciones ha traído la aplicación de la Palabra de Dios a tu hogar, desde que ella entró? ¿cuántas bendiciones ha traído la Palabra a las naciones donde sus seguidores son mayoría?

La Palabra de Dios transformada en acción es más potente que todas las bombas atómicas, Ella tiene la facultad de destruir lo malo y construir para bendición y gozo de las personas y las naciones.

“Bienaventurado el pueblo que sabe aclamarte; Andará, oh Jehová, a la luz de tu rostro.” Salmo 89:15

La santidad en cinco planos

Cita Bíblica: 1ª Pedro 2:13-25

Introducción.

En las incursiones que realizamos con anterioridad, en la Primera Epístola de Pedro, notamos como el Apóstol enfatiza, en forma muy persistente, el aspecto presente y práctico de la salvación. Juntamente, nos demuestra que hay motivos, más que suficientes, para justificar este énfasis en una nueva forma de vivir. Pedro hace alusión al gran «rescate» que ha experimentado cada creyente y, con ello, a las nuevas condiciones a las que ha sido elevado: «linaje escogido», «real sacerdocio», forma parte de una «nación santa», de un «pueblo adquirido por Dios». Todo lo anterior con un objetivo: «para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable».

En esta epístola, vemos insistentemente la exhortación a andar en el mundo, conforme a este nuevo status. Esto constituye: santidad práctica, santidad diaria.

La vida en santidad se manifiesta como cambios internos, espirituales, que transforman la mente y los sentimientos, pero también, motiva a una nueva forma de actuar, en todas nuestras relaciones.

I. MI PRÓJIMO, MIS HERMANOS Y DIOS
A) «Honrad a todos»
B) «Amad a los hermanos»
C) «Temed a Dios»

II. MIS GOBERNANTES Y MI JEFE
A) «Honrad al rey.»
B) «Criados, estad sujetos con todo respeto a vuestros amos»

III. EL EJEMPLO SUPREMO

Conclusión.

En forma lógica, con lenguaje cotidiano y fuertemente cimentado en la doctrina, Pedro nos va enseñando como aplicar lo que significa, ser santos, en la vida cotidiana. ¿Cómo me veo reflejado en este espejo?

«como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios.» — 1ª P. 2:16

Post tenebras lux

Cita Bíblica: Efesios 5:8-16

Introducción.

En la ciudad de Ginebra, Suiza, se encuentra una estructura conocida como «El muro de los Reformadores». En el centro del conjunto se encuentran las figuras de cuatro personajes muy destacados de la Reforma, a saber: Guillermo Farel, Juan Calvino, Teodoro de Beza, y Juan Knox. En esta estructura se encuentran las siguientes palabras: post tenebras lux (tras las tinieblas, la luz). Con esta frase se describe la bendita irrupción de la luz de la Biblia y su mensaje a un mundo que estuvo oscurecido por la ignorancia, el temor y un sistema religioso que había escondido Las Sagradas Escrituras.

La Reforma Religiosa del siglo XVI tuvo el poder de remodelar el mundo, hasta el día de hoy. Encabezada por personas como Lutero, Calvino, Zwinglio, Knox y Lefevre, entre otros, fue capaz de sacar al ser humano de una larga noche de pesadillas para darle un nuevo amanecer esplendoroso, lleno de color, melodías e himnos.

I. UNA EXTENSA ERA DE TINIEBLAS

II. LA LUZ IRRUMPE A RAUDALES

III. LO QUE HOY QUEDA DE AQUELLA LUZ

Conclusión.

«Tras las Tinieblas, La luz»; decía, en la introducción, que con esta frase se describe la entrada de la Biblia y su mensaje a un mundo que había estado sumido en la más completa oscuridad espiritual y moral.

Hoy, los cristianos vemos con asombro y dolor, como día a día, nuestra sociedad va regresando a las tinieblas; las tinieblas del materialismo, del naturalismo, del humanismo, del narcisismo y de las religiones orientales. Vemos a la sociedad enterrando sus Biblias y enseñanzas en un desquiciado olvido, pero esta vez, voluntario. La máxima para nuestros días sería: Tras la luz el regreso a las tinieblas. Lo anterior constituye parte de la apostasía profetizada por el apóstol Pablo (1ª Tim. 4:1). Son las tinieblas que trae consigo la soberbia humana y también, porque no decirlo, del descuido de una gran parte de la cristiandad, enfriada por el materialismo, la falta de compromiso, el triunfalismo y el egoísmo.

Son momentos para recordar y mantener siempre presentes las palabras del Apóstol:

«Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz» — Efesios 5:8

Agradecido de la Gracia

Introducción.

En las Escrituras encontramos, en muchos lugares, el testimonio de vida del apóstol Pablo. La Biblia describe con muchos detalles lo que el apóstol era antes de conocer a Cristo y también, con muchos detalles, lo que llegó a ser después de haberle encontrado. Solo en el libro de los Hechos descubrimos tres relatos: uno de parte de Lucas y dos que relata el propio Pablo. En las epístolas, el apóstol hace frecuentes alusiones a lo que fue su conversión; en cada caso tiene un propósito diferente, pero cada uno de ellos deja muy en claro que su salvación solo se debe a la gracia y al poder de Dios.

Su testimonio nos enseña y es ejemplo para muchos creyentes; en él se puede ver su carácter, perseverancia y obediencia; pero por sobre todo, podemos ver la tremenda pasión y amor que el apóstol tenía por su salvador.

En el pasaje leído podemos ver claramente lo antes dicho, ahí nos narra su testimonio, que es digno de ser observado con mucha atención por cada creyente. Aunque el relato de Pablo es ampliamente conocido y estudiado, no nos deja de sorprender cada vez que se lee nuevamente. Aquí le habla al amado y querido Timoteo; lo primero que salta a la vista es el hermoso versículo doce, que es la base del mensaje de hoy; Pablo parte con algo que no debe nunca estar ausente de nuestros labios, el agradecer a Dios.

I. AGRADECIDO
II. FORTALECIDO
III. FIEL

Conclusión.

Pablo, mediante su propio testimonio, deja muy en claro que es lo que era y en que lo transformo la gracia salvadora de Cristo; anima a Timoteo y nos anima a nosotros a seguir adelante en el ministerio que Dios le da a cada creyente.

Además, a través de lo que fue su vida, nos ayuda a entender como este hombre que era un gran pecador, se transformo en un gran instrumento de Dios; el no hizo nada más que colocar todo su ser delante del Señor para que Él, mediante la gracia salvadora, lo llevara adelante en todo lo que era Su voluntad.

Fue el Señor quien le otorgó la salvación solo por su gran misericordia y amor; el mismo Señor lo fortaleció y lo tuvo por fiel, entregándole un gran ministerio que solo pudo desarrollar porque Dios era el motor de su vida.

Pero lo que más nos debe llevar a meditar es como empieza el versículo doce de nuestra lectura:

“Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio,”

Sin duda, ahí nos muestra con mucha claridad lo que debiera recordar cada creyente todos los días de su vida; es un bonito versículo para meditar a diario en él; Pablo logro cumplir con lo encomendado, porque entendió muy bien que sin Cristo no era nada, pero con él, podía lograrlo todo, y así lo da a entender con esta acción de gracia.

Testimonio permanente

Cita Bíblica: 1ª Pedro 2:9-21

Introducción.

En el primer mensaje basado en la primera epístola del apóstol Pedro, considerábamos como la salvación experimentada por todo creyente en el Señor Jesucristo, es una realidad que hoy vivimos gracias a un plan concebido e iniciado, antes de la fundación del mundo.

En el segundo mensaje, meditamos en cómo esta nueva condición en la que Dios nos coloca nos motiva, y aun más, nos obliga a vivir una vida diaria de santidad.

Hoy, en la tercera incursión que haremos en la Epístola, veremos cómo el apóstol Pedro, insiste en el punto anterior, pero enfatizando la parte, que podríamos llamar, la santidad observable o, el testimonio de vida diario.

El apóstol Pedro enfatiza, en forma muy persistente, el aspecto presente y práctica de la salvación; particularmente, en lo que se espera ver en una persona salvada, incluyendo su perfil de vida diario.

Para entender mejor esto, Pedro destaca el alcance y la profundidad, de los cambios producidos en el creyente:

I. RENACIDOS BAJO NUEVAS CONDICIONES
II. NUEVAS CONDICIONES QUE MODIFICAN LA VIDA
A) Dos maneras de vivir.
B) La santidad implica acción.
III. MODIFICACIONES QUE SE HACEN EVIDENTES

Conclusión.

Ser cristiano, actuar como cristiano y parecer cristiano (ser, hacer y parecer). Solo “parecer” no sirve para nada, es sólo una falsa fachada, una hipocresía; sólo “hacer”, no tiene valor, pues son sólo obras hechas en el esfuerzo de la carne. Luego, el sólo “ser”, tampoco agrada al Señor, porque el “ser” se debe manifestar en acciones, como lo enfatizan Pedro, Juan, Pablo, así como otros escritores en sus cartas sagradas. Por lo tanto, aquella persona que es renacida y manifiesta su nueva condición por sus hechos, también debe parecer, es decir, comportarse, hablar, vestir, mirar, gesticular, y aun caminar, como la nueva criatura que es, como el sacerdote que es.

“Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos” —1ª Pedro 2:15

“manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles” —1ª Pedro 2:12



Página 1 de 9412345...102030...Ultima »»