Estás aquí: Home » Blog

Con brazas en los bolsillos

Cita Bíblica: Josué 7:1-12

Introducción.

Existen porciones bíblicas que deben ser revisadas en forma periódica con actitud de oración; porciones que constituyen verdaderos exámenes para nuestra vida cristiana. Una de ellas se encuentra en el libro de Josué; me refiero al episodio en el cual, por la incorporación de elementos contaminantes en una familia de Israel, todo el pueblo sufre la pérdida de las bendiciones de Dios.

En esta oportunidad, les invito a escudriñar, en oración y con un corazón humilde, la porción mencionada. Permitamos que el Espíritu Santo nos  hable y nos guíe hacia la comprensión y la total victoria.

  1. UNA ADVERTENCIA CLARA
    1. Una Advertencia previa a la Conquista de Jericó  Josué 6:17-19 (18)
    2. Josué Conquista Jericó Josué 6:24
  2. ALGO DETIENE A ISRAEL EN SU CONQUISTA
    1. El pueblo es derrotado, algo debilitó al pueblo. Josué 7:2-5
    2. El anatema escondido Josué 7:1
  3. BÚSQUEDA DEL PROBLEMA
    1. Lamento del derrotado y búsqueda. Josué 7:6-9
    2. Respuesta de Dios Josué 7:11,12
    3. La Búsqueda interior Josué 7:16-19
    4.  Confesión del culpable Josué 7:20, 21
  4. ENCUENTRO Y RETIRO DEL MAL
    1. Limpieza profunda. Josué 7:24-26
    2. Resultados. Josué 8:1, 18, 28

Conclusión.

Hemos visto como una falta, que podría parecer, a la vista de muchos, insignificante, puede detener totalmente el avance de la vida espiritual, y al mismo tiempo, puede entorpecer el desarrollo de toda una congregación, sea esta un pueblo, o una iglesia local.

Cuán importante resulta, detenernos, diariamente, para iniciar una búsqueda con el Señor; aunque, es muy probable que ya sepamos lo que necesitamos eliminar o cambiar. Lo más difícil, pero indispensable, es que cuando el Señor nos revele lo que debemos hacer, no trancemos y eliminemos los anatemas de inmediato; mantenerlos, por cualquier motivo que sea: condescendencia, afecto, necesidades, agotamiento, etc., solo nos debilitará, conjuntamente con nuestras familias e iglesia, entristeciendo al Señor.

Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

2ª Corintios 7:1

Escudríñame, oh Jehová, y pruébame; Examina mis íntimos pensamientos y mi corazón.

Salmo 26:2

Una sola vez

Cita Bíblica: Hebreos 10:1-14

Introducción.

El Libro de Hebreos es quizás uno de los más difíciles que encontramos en el Nuevo Testamento; presenta enormes desafíos al lector; en pocos capítulos repasa grandes pasajes de la historia bíblica, desde los principios hasta nuestros días, entregando a la vez, gran información.

La Epístola a los Hebreos es un documento que todo creyente debiera conocer, porque en él se encuentran los fundamentos básicos de nuestra fe; es un escrito que tiene como primer objetivo, realizar una sólida defensa de nuestra fe. Nos presenta a Cristo como superior a todo lo establecido en el antiguo testamento y además, como la revelación definitiva.

En la Carta a los Hebreos encontramos una magistral explicación de lo que es el libro de Levítico y toda la ley. En el pasaje de hoy vemos el sacrifico de Cristo comparado con los sacrificios del Antiguo Testamento, o Antiguo Pacto. Veamos que nos dice de cada uno de esos hechos.

  1. LA SOMBRA (los sacrificios de la ley)
  2. LA REALIDAD (el Sacrificio de Cristo)
  3. LA FINALIDAD (perdón definitivo de pecado)

Conclusión.

Hermanos, recordemos siempre que la Obra de Cristo se ejecutó una sola vez para siempre, no nos dejemos influenciar y mover por otra cosa que no sea la verdad del Evangelio.

Lo que había antes de la venida de Cristo era sólo una sombra imperfecta de lo que vendría; las obras no pueden llevar a la salvación, sólo Cristo, con su sacrificio, lo hace; nadie jamás ha sido salvo por las obras, pero hay millones de salvos por Cristo. No hay nada que quede por hacer, Su Obra está completa y es perfecta; nadie nos podrá mover de su lado; ahí está nuestra gran esperanza. Cristo ha vencido al pecado y la muerte, y lo ha hecho por nosotros.

Si todavía existen dudas en usted, le digo que no hay razón para tenerlas, porque Cristo y las Escrituras así lo afirman.

porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

Hebreos 10:14

Meditación

No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Gálatas 6:7

Una persona ilustraba el pasaje anterior, con la siguiente vivencia:

Cuando joven tuve una disputa con un vecino agricultor. Una noche oscura entré en su siembra y esparcí semilla de la cizaña llamada “de Juan”. En toda la provincia, no hay nada tan temido por los agricultores como dicha cizaña. Crece y se extiende rápidamente, y una vez arraigada, cuesta un trabajo increíble limpiar el campo. Pues bien, el sembrado del vecino quedó hecho una lástima, y yo reía satisfecho al ver cómo me había vengado. Pero andando el tiempo, me enamoré de la hija del anciano y finalmente nos casamos. Entonces, me ocurrió algo increíble; pues el mismo día del casamiento mi padre político nos legó aquel mismo campo, y yo mismo tuve que doblar la espalda y excavar la mala hierba que había sembrado; me costó muchos meses de trabajo cada año por mucho tiempo.

“… todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” Estas palabras constituyen una ley inquebrantable. Siembra mundanalidad en tu hogar y cosecharás amargura, enojo y decepción; pero siembra la Palabra de Dios y cosecharas amor y salvación eterna.

Días oscuros, pero, con mucho Sol

Cita Bíblica: Salmos 77

Introducción.

El Salmo leído se divide en dos partes. En la primera vemos a una persona desesperanzada, angustiada y desconsolada. En la segunda parte, la vemos encontrando la solución a su congoja y poniéndola en práctica.

No tenemos antecedentes como para saber cuál era la preocupación específica de Asaf, cual es el momento histórico, cuál era el asedio o desazón, que sirve de marco a este salmo; puede que se tratara de un problema que involucrara a toda la Nación, pero no es claro.

Por otro lado, es bueno que el motivo no esté declarado, pues de ese modo, el salmo se torna más universal, aplicable para cualquier situación en la que nos sintamos como se sintió Asaf.

  1. UN ALMA MUY ANGUSTIADA.
  2. ENCUENTRO DEL REMEDIO.
  3. EL REMEDIO ES APLICADO.
    •      Reconocimiento y Alabanzas.
    •      Recuerdos puntuales de grandes obras divinas.
    •      La presencia invisible y poderosa de Dios.

Conclusión.

Cuando las olas de la ansiedad te cubran, el desasosiego no te deje dormir en paz y no quieras hablar con nadie; cuando desees estar solo(a), y pensamientos oscuros te asalten en cuanto a la misericordia del Señor, entonces, reconoce como el salmista y di: «Enfermedad mía es esta». Luego, comienza a recordar y alabar al Señor por ser quien es; por estar siempre contigo; por todo lo que ha hecho por ti, y por todo lo que hará luego.

Claman los justos, y Jehová oye, Y los libra de todas sus angustias. Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu. Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová.

Salmo 34:17-19

Intercediendo por los hijos

Cita Bíblica: Juan 17:11-26

Introducción.

En las Escrituras encontramos a un buen número de padres, que por diversos motivos, interceden por sus hijos: por sanidad física, por liberación de demonios, por limpieza espiritual, incluso, por poder e influencia.

Una de las facultades que hemos recibido con el “nuevo nacimiento”, es la de llegar ante el Trono Celestial para interceder por nuestros semejantes, incluyendo a nuestras familias y con ellas, a nuestros hijos. Es común que esta gracia, apenas la apreciemos y usemos como Dios lo espera de nosotros.

Al escudriñar las páginas de la Biblia encontramos a padres intercediendo:

  1. POR SANIDAD
  2. POR LIBERACIÓN DE DEMONIOS
  3. POR PODER E INFLUENCIA
  4. POR LIMPIEZA ESPIRITUAL
  5. LA INTERCESIÓN PERFECTA

Conclusión.

¿Cómo estamos ejerciendo la función sacerdotal en nuestras casas? ¿Somos, efectivamente, el sacerdote, que intercede por su familia, limpia su casa, la ilumina y la administra conforme al modelo de Dios?

Cuando estás de rodillas frente al Trono Celestial y procedes a interceder por tus hijos ¿cuál es tu clamor?  ¿Qué pides para ellos? ¿Pides: por éxito en sus exámenes, por salud, por protección cuando están en problemas? todas estas peticiones están bien, pero ¿Pides también por su salvación, por mayor celo santo, por sabiduría divina para administrar sus vidas; por un cónyuge cristiano e idóneo para el(ella); por mayor amor hacia Dios y su Palabra?

Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Mateo 18:19,20