Estás aquí: Home » Blog

Las tareas de un padre (parte I)

Cita Bíblica: Jueces 13:6-14

Introducción.

Cuando nació mi primera hija, me transformé en padre. Este hecho no me transformó ni en buen, ni en mal padre, sólo… en Padre.

Tenía el título de padre, pero nunca había tomado un curso para serlo; menos aún, nunca había ejercido ninguna de las tareas asignadas divinamente para los padres.

Una cosa es heredar el título de rey, y otra muy distinta, es ejercer la tarea de reinar.

Al respecto, resulta muy ilustrador ver como Manoa, desde que supo que iba a tener un hijo buscó la dirección de Dios para saber cómo realizar lo mejor posible sus nuevas tareas; Manoa quiso saber lo que tenía que hacer como padre. Este es un ejemplo maravilloso para todo aquel que ha recibido la gracia de ser padre.

Quiero invitarlos a que, guiados por la Palabra de Dios, consideremos algunas de estas tareas antes mencionadas. Entre ellas se encuentran:

I. ORAR POR NUESTROS HIJOS
II. ENTREGARLES EL CONOCIMIENTO DE DIOS
III. AYUDARLES A ASUMIR EL PROFUNDO SIGNIFICADO DE SER HOMBRE O SER MUJER

Conclusión.

Es tarea de los padres, hacer que sus hijos nazcan y se desarrollen en una atmósfera de oración y temor santo al Señor. Es labor primordial de los padres, acercarlos a la Biblia, enseñándoles cómo aplicar sus enseñanzas a la vida diaria. Simultáneamente, y consecuente con lo anterior, es trabajo paterno que el niño valore, entienda y se enorgullezca por el sexo que Dios le ha dado, sea el masculino o el femenino; que agradezca a su Creador por ello y aprenda a pedir sabiduría para ejercer sus futuros roles.

Debemos motivarles para que ellos busquen con anhelo ser conocidos como: varones de Dios y hombres de verdad; y ellas, como: mujeres virtuosas y santas mujeres.

“Entonces Manoa dijo: Cuando tus palabras se cumplan, ¿cómo debe ser la manera de vivir del niño, y qué debemos hacer con él?” Jueces 13:12

Aconsejando para la vida II: el sacerdocio

Cita Bíblica: 1ª Pedro 2:5, 9-10

Introducción.

Este es nuestro segundo mensaje de la serie: “Aconsejando para la vida”. En el primer mensaje de esta serie, vimos los consejos generales más importantes que se desprenden de la doctrina de la salvación y que son: mantiene siempre a Dios como primera prioridad en tu vida; estudia durante toda tu vida la Palabra de Dios; nunca dejes de orar; y congrégate con los hermanos en tu iglesia local.

El cumplimiento de estos consejos no es automático en nosotros. Como todas las cosas que atañen a nuestra vida, nuestras acciones dependen de nuestras decisiones. No sacamos nada con tener la capacitación espiritual que Dios nos ha dado por Gracia, si decidimos hacer caso omiso de lo que él quiere que hagamos.

Por eso este mensaje tiene por finalidad incentivar a los creyentes en Cristo, para que tomen la decisión de hacer suyos estos cuatro consejos básicos, sin limitaciones, entregándose por entero a ellos, y teniendo en cuenta ahora nuestra calidad de Sacerdotes de Dios.

I. QUE ES EL SACERDOCIO
II. PRIMERO LA CONVERSIÓN A CRISTO
III. VESTIDOS DE LINO FINO
IV. UNGIDOS Y DEDICADOS AL SEÑOR
V. OBEDIENCIA E INTERCESIÓN
VI. LOS SACRIFICIOS DE LABIOS

Conclusión.

Cristo es el único sacerdote que puede ofrecer sacrificio para la redención del pecado, que es un sacrificio de sangre, y eso fue lo que hizo en la cruz del Calvario, por una y definitiva vez. Él es el sumo sacerdote de nuestra fe, y nosotros los discípulos de Cristo somos sus sacerdotes.

Los creyentes hemos sido investidos como sacerdotes por Dios, y nuestra salvación es el llamado que nos hace Dios para servirle a Él por medio de la ofrenda de sacrificios espirituales. Como sacerdotes del Dios viviente, todos debemos alabar a Aquel que sacrificó a Su Hijo por nosotros, y nos hizo descendencia suya.

El sacerdocio del creyente se ejerce en todas y cada una de las esferas de la vida, desde las responsabilidades individuales en el hogar, en el trabajo y en la iglesia, hasta en las relaciones interpersonales. Todo lo que hacemos es adoración espiritual para Dios.

Debemos ser cuidadosos de habernos rendido en todo al Espíritu Santo, para que nuestros sacrificios sean sacrificios de olor grato para Dios. ¡De qué serviría que trajéramos nuestro sacrificio, pero que el Señor no lo mirara con agrado! Sería como la triste historia de Caín, de quien está escrito, “pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya.”

Hermanos, el velo se rasgó y el camino se abrió. Somos sacerdotes y podemos acercarnos libremente a nuestro Señor. Vivamos para adorar a Dios. Vivamos para Su gloria. Amén.

El perfil de un misionero

Cita Bíblica: Gálatas 1:11-24

Introducción.

Todos los años reservamos un tiempo especial para meditar y confirmar la vocación misionera de nuestra iglesia. En esta oportunidad quiero que meditemos en la siguiente pregunta ¿Cómo una persona llega a convertirse en misionero transnacional?

De las Escrituras desprendemos que un misionero es una persona elegida, y luego, llamada por Dios para prepararse con el fin de estar capacitado para cuando llegue el momento de ser enviado a sembrar el Evangelio en tierras lejanas. He usado, a propósito, cuatro términos que tienen una gran importancia cuando se trata de un ministerio cristiano, y particularmente, en el caso que nos preocupa hoy, el servicio misionero. Los términos implicados son: elección, llamado, capacitación y envío. Por supuesto que, luego del envío, hay mucho más que decir, pero por hoy, serán suficientes las ideas mencionadas.

Les invito a seguir estos cuatro pasos por medio de la vida del misionero transnacional, más emblemático que conocemos, el magnífico apóstol Pablo. Respecto a él, la Biblia nos enseña que fue:

I. ELEGIDO (Gálatas 1:15)
II. LLAMADO (Gálatas 1:15, 16a)
III. CAPACITADO (Gálatas 1:11, 12; 17, 18)
IV. ENVIADO (Hechos 13:2, 3; 14:26)

Conclusión.

Yo no sé si alguno de nuestros niños o jóvenes, ha sido elegido para ser un misionero transnacional. La Iglesia debe darles la oportunidad de descubrir su llamado y vocación, y si lo hay, apoyarlo; pero jamás deberá manipularlos ni forzarlos a seguir la senda de las misiones, ni de ningún otro ministerio, al que solo Dios puede llamar.

Lo que sí puedo garantizar, es que todos hemos sido llamados a crecer, orar y compartir las Buenas Nuevas.

“Después subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él.” —Marcos 3:13

Dos generaciones

Cita Bíblica: Jueces 2:6-15

Introducción.

Desde que Dios puso al hombre en la Tierra han pasado muchas generaciones; considerando sólo la travesía por el desierto desde la salida de Egipto, una generación completa quedó en ese desierto y no logró entrar a la tierra prometida por Dios. En la lectura de hoy se nombran dos generaciones: la que conquistó la Tierra, y la que vivió en lo heredado de sus padres.

A lo largo de la historia han pasado y pasarán muchas y variadas generaciones, con distintas inquietudes, distintas costumbres, distintas culturas; pero hay algo en común en todas ellas, una misma necesidad, aunque no lo piensen así, y esa es, la necesidad de Dios.

Como dijimos, en la porción leída, encontramos a dos generaciones muy distinta una de otra; aunque una desciende de la otra; curiosamente, hay muchas cosas que no comparten y su actuar es muy diferente. Hay una clave en esta lectura para entender la gran y abismal diferencia entre ellas. A continuación veamos en qué se diferenciaron estas dos generaciones, y qué las llevó a ser tan diferentes en conducta y destino.

I. DOS GENERACIONES
A. Conocedores de Dios.
B. Desconocedores de Dios.

II. DOS CONDUCTAS

III. DOS DESTINOS

Conclusión.

Hermanos, esta vez concluiré muy brevemente y haré una pregunta fundamental. ¿Permitiremos que se levante una generación que no conozca a Dios?, no me conteste a mí, contéstele al Señor.

Dios ya no levantará a un Otoniel o Gedeón, o una Débora, ni a un Barac, o Jefté, o a un Sansón, tampoco mandará a un Oseas, Amos, un Isaías, Daniel o Jeremías, por nombrar solo algunos jueces o profetas, ya su turno pasó y ellos ya hicieron su tarea.

Pero sí, Dios levantó una iglesia, y cada creyente fiel debe estar disponible para ejecutar la tarea encomendada. No somos un club social, tampoco seremos los más populares, es más, si quiere ser popular, no sea cristiano. Somos, lo que Dios, en su gran e infinita misericordia, escogió para proclamar Su Palabra, ¿Estamos dispuestos a hacerlo?

Aprovechando bien las últimas líneas

Cita Bíblica: 1ª Pedro 5:10-14

Introducción.

Llegamos al final de la Carta, el Apóstol concluye, confirmando que todo mal que se sufra en el presente, sólo es, en el fondo, una breve tribulación cuyo fin, será una relación superior, con el Señor.

Pedro hace una magistral síntesis, partiendo por recordarles dos grandes verdades que motivan al creyente en sus momentos difíciles.

I. DOS VERDADES ESTIMULANTES (1ª Pedro 5:10a)
II. CUATRO FRUTOS DEL PADECIMIENTO (1ª Pedro 5:10b)
III. LA ALABANZA COMO BUENA MEDICINA (1ª Pedro 5:11)
IV. SALUDOS Y MÁS RECUERDOS ALENTADORES (1ª Pedro 5:12, 13)
V. ÚLTIMA INSISTENCIA EN LA UNIDAD (1ª Pedro 5:14)

Conclusión.

Es motivador y emocionante leer sobre hombres, mujeres y niños que han sufrido y aun sufren por causa de su fe en el Señor Jesucristo. Es casi imposible no hacerse la pregunta ¿Qué habría hecho yo en lugar de esa, o aquella, persona? Es en esos momentos cuando la lectura se puede tornar incómoda y puede que, incluso, cerremos el libro.

Los cristianos en Chile, hemos vivido un paréntesis en lo que constituye la persecución, pues la historia del cristianismo va asociada a ella. Pocas veces agradecemos al Señor por el regalo de este prolongado sosiego. Debemos entender que la persecución, como la vivían los hermanos a los que escribía Pedro, o como la vivieron los primeros cristianos en Chile, ira volviendo progresivamente.

Esta epístola ha constituido un elemento de orientación y consuelo para todos aquellos que sufren por su fe. Cuán importante es estudiarla en tiempos de sosiego, para que cuando vengan, “si la voluntad de Dios así lo quiere”, tiempos de angustias mayores, podamos resistir de buena manera, aferrándonos a las enseñanzas de esta maravillosa y consoladora carta exhortativa.



Página 1 de 10212345...102030...Ultima »»